Cómo levantar a una persona mayor tras una caída en el suelo

Un tercio de las personas mayores de 65 años y la mitad de personas de 80 años, sufren al menos, una caída al año.

Según datos estadísticos de la OMS (Organización Mundial de la Salud), https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/falls

En este artículo nos centraremos en qué hacer y cómo actuar para levantar a una persona mayor  tras una caída  en el suelo  y prevenir riesgos mayores.

Pasos a seguir tras la caída de una persona mayor

Con el paso de los años, nuestros músculos y huesos se van deteriorando, envejecemos y tenemos menos visibilidad y reflejos por lo que es bastante recurrente sufrir una caída a partir de los 65 años.

Si una persona mayor de nuestro entorno sufre una caída en el suelo, es muy importante que nosotros mantengamos la calma, para poder así transmitírsela a ellos.

Permanecer en calma ayudará a nuestra persona mayor a relajarse y a que respire lenta y pausadamente.

Es muy importante también comunicarnos con él y observarle cuidadosamente para ver si está bien o si ha sufrido un daño mayor, como un moratón, contusión o rotura. En ese caso, tendremos que valorar la posibilidad de llamar al número 112 de emergencias.

Debemos valorar el grado de la caída y si podemos cargar con el peso de la persona para evitar hacernos daño y hacérselo a él.

También es importante la hidratación del cuerpo. En consecuencia, tendremos que hidratar al anciano. Es necesario averiguar si la caída en el suelo, ha sido fruto de un desvanecimiento o ha tropezado con un objeto.

Prevención para evitar una caída

A continuación os daremos una serie de pautas y consejos para evitar la caída en el suelo de nuestras personas mayores:

– Es muy importante mejorar la iluminación de cada estancia o de los habitáculos que posea la casa, ya que como hemos dicho anteriormente, las personas mayores con el paso de los años pierden visibilidad.

– Colocar barandillas de seguridad en las escaleras u objetos de agarre como por ejemplo en los baños, ya que es un lugar propenso en cuanto a caídas.

– Quitar cualquier objeto que pueda resbalar, como el uso de alfombras o la acumulación innecesaria de cables en el hogar.

– Evitar muebles bajos o cualquier objeto que pueda entorpecer el paso, previniendo el tropiezo o una caída.

ayuda para evitar caidas al suelo andador para personas mayores
ayuda para evitar caidas al suelo andador para personas mayores

– Las personas mayores también necesitan elementos de sujeción como bastones o andadores.

– Usar calzado que mire la punta ligeramente hacia arriba.

– Es recomendable y necesario, que las personas mayores salgan a caminar 30 minutos al día para fortalecer sus articulaciones y músculos, si se les permite o están en plenas capacitaciones para ello.

 

 

 

Qué hacer y qué no. Consejos para levantar a la persona mayor del suelo tras una caída.

Como hemos dicho anteriormente, es muy importante que el cuidador que se encuentra con la persona mayor, mantenga la calma para tomar decisiones eficaces tras la caída.

Debe comprobar el estado de la persona mayor y analizar la postura en la que se encuentra para saber cómo actuar.

No hay que mover al accidentado si presenta cualquier daño mayor o no puede realizar movimientos, tampoco si presenta heridas o contusiones graves.

Es muy importante no tirar de los brazos del accidentado, ni forzar partes sensibles del cuerpo, como el cuello y la cabeza, ya que son, partes extremadamente delicadas.

No debemos entrar en pánico para transmitir a la persona mayor de forma cariñosa que todo está bien, esto le ayudará a calmarlo.

Debemos mostrar empatía y alentar a la persona accidentada a que respire de forma lenta y pausada, para que permanezca relajada durante la maniobra que a continuación expondremos.

Recuerda que si la caída es grave, no intentes levantar a la persona del suelo.

Debemos colocar a la persona mayor en posición de seguridad, de costado y con una pierna flexionada y pedir ayuda a emergencias sanitarias.

Si la caída no ha sido grave, podemos solventar el percance nosotros mismos con una serie de pasos a seguir:

– En primer lugar, no tires de sus brazos, ni manipules su cabeza o cuello para un levantamiento seguro.

– La persona mayor debe estar boca arriba y se utilizarán dos sillas para realizar la maniobra.

– El cuidador ayuda a que la persona mayor se incorpore ligeramente, situándose detrás de él de rodillas. A continuación, flexionará sus rodillas y cogerá las palmas de sus manos que las desplazará lateralmente hasta que toquen suelo firme como punto de apoyo.

– El cuidador impulsará con cuidado desde la pelvis a la persona mayor, controlando el tronco del sujeto que permanecerá a gatas.

– Se colocará una silla delante del sujeto para que apoye sus manos y una en el lateral a la altura de sus caderas, para impulsarle y permitir que pueda sentarse.

Levantar a una persona mayor con movilidad reducida

Es importante y necesario no olvidarnos de las personas mayores con movilidad reducida (las personas que están en silla de ruedas o encamadas).

Este proceso es un poco diferente ya que debemos ayudarnos de una segunda persona. Podríamos necesitar de personal sanitario y/o requerir ayuda de un cuidador profesional.

– Es muy importante tener soportes como grúas móviles, andadores o cinturones de elevación.

– La persona mayor deberá permanecer boca arriba. El cuidador pondrá una toalla detrás del sujeto, a la altura de los omoplatos, para que los extremos de la toalla pasen por sus axilas.

– Debemos colocarnos frente al sujeto, flexionar sus rodillas e inmovilizarlas.

– A continuación se procede a la maniobra. Nosotros estiraremos de la toalla por las extremidades mientras que el cuidador, desde atrás, impulsará el tronco de la persona dependiente.

– Debemos tener un punto de apoyo a nuestro lado, como la silla de ruedas o la grúa móvil.

Si la persona mayor está acompañada por un cuidador/a profesional tiene menos probabilidad de tener una caída, ya que le acompaña en su día a día evitando cualquier accidente domestico, y lo más importante le aporta seguridad y compañía sabiendo que si ocurre algo no se encontrara sola y el cuidador/a dispone de los recursos técnicos para reaccionar correctamente ante esta situación.

En Tcuido nuestro equipo profesional de cuidadoras a domicilio están formadas para afrontar estas situaciones garantizando la seguridad del mayor y la tranquilidad de la familia. Saber mantener la calma y como levantar a la persona es de vital importancia para evitar lesiones mayores. Puedes conocer todos los servicios que ofrece Tcuido en este enlace: https://tcuido.net/servicios-de-cuidado-a-domicilio/

Autora: Nadia Martín
Redactora y Especialista en Salud Mental
Compartir en Redes